News

COVID-19, la innovación como antídoto

Casi un año después de los primeros casos de COVID-19 en China, gran parte de la economía lucha, no solo por recuperarse de una recesión de dimensiones dantescas sino por redescubrir cuales serán las necesidades de las personas, de las empresas y los nuevos escenarios de consumo, tanto digitales como físicos.

No cabe ninguna duda de que, a un precio muy alto, la pandemia ha conseguido acelerar la transformación digital de mercados, empresas e incluso consumidores, pero ¿es esto suficiente para que la mayoría de las empresas sobreviva a la creciente incertidumbre a la que nos enfrentamos? Me atrevo a decir que no.

¿Cómo será la recuperación de la crisis?

Se ha hablado mucho durante los primeros meses de la pandemia de una probable recuperación en “V”, producida cuando hay una caída brusca de la economía, pero la vuelta a la senda del crecimiento es también rápida. También se habló de una recuperación en “U”, algo menos rápida que en “V”. Lo cierto es que, como suele pasar con cualquier intento de predecir una situación futura en medio de un entorno VUCA, nada de esto se ha dado y la única excepción parece ser China, que ya ha recuperado niveles del PIB pre COVID-19.

Recientemente J.P. Morgan hablaba de otro tipo de recuperación, en forma de “K”, menos alentador y que quizás estemos empezando a vivir. Según los estudios de la empresa financiera deberíamos esperar una recuperación bifurcada debido al aumento inmediato del gasto público. Por un lado, es probable que las grandes empresas y las instituciones dependientes del sector público se recuperen rápidamente pues tienen fácil acceso a los estímulos financieros de los gobiernos. Además, el sector tecnológico, debido a las circunstancias crecerá más que nunca (lo estamos viviendo, véase Zoom). En el otro extremo nos encontramos con las PYMEs, los autónomos, y las familias, que tendrán menor acceso y capacidad para soportar el hundimiento de la economía. Y esto, sin pararnos a analizar en detalle las diferentes verticales, ya que algunas sufrirán especialmente, como el turismo o la hostelería.

 

Las tres etapas para soportar la crisis: resiliencia, recuperación y reinvención

Lamentable e inevitablemente, el COVID-19 tendrá graves consecuencias para muchos negocios y para la economía en general. La tasa de supervivencia de las empresas se verá afectada y aunque desde el sector público se activen diferentes medidas para salvaguardar el empleo y por lo tanto el medio de vida de millones de personas, no bastará. Necesitaremos reinventarnos, reinventar nuestras propuestas de valor para hacer match con las necesidades cambiantes y venideras de nuestros clientes y de las personas.

Hace 9 meses todo lo construido durante los últimos años se fue al traste, muchas empresas tuvieron que cerrar temporalmente, el consumo se redujo a los bienes básicos y la economía paso por la primera etapa, la de la Resiliencia. La mayoría de las empresas, sobre todo las PYMEs, se vieron obligadas a tomar medidas para sobrevivir: pactos de reducción de salarios, los famosos ERTEs, recortes exhaustivos de costes y aprovechamiento de los paquetes económicos impulsados por la administración. Esto permitió a muchos salvar el primer round, sobre todo a aquellos que tenían una situación financiera ventajosa o al menos no muy delgada.

Pasados los meses, la Recuperación, como predecía J.P. Morgan está siendo asimétrica, en forma de “K”. Las empresas que han superado los primeros obstáculos y sobrevivido hasta ahora están reactivando sus modelos de negocio pre COVID, ajustándolos y tratando recuperar los niveles comerciales anteriores a la crisis. Para ello, muchas organizaciones han tenido que readaptar sus propuestas de valor, acercándolas a modelos digitales que hasta ahora eran inimaginables. Es esta etapa la que ha impulsado la digitalización de muchos negocios y de sus cadenas de valor. Pero muchas empresas se están preguntando, basándose en los datos actuales, si será posible recuperar los niveles de crecimiento y productividad previos a la crisis con el simple hecho de redefinir los canales por los cuales entregan su propuesta de valor.

 

Respecto a esto último, muchas compañías ya se han dado cuenta que no solo va a ser cuestión digitalizar el negocio sino de Reinventar ya que de la noche a la mañana sus modelos de negocio han quedado totalmente obsoletos, inánimes a las nuevas demandas y necesidades del mercado.

La clave para salir fortalecidos de la pandemia: la innovación

Hay algo que muchas veces confundimos: digitalización e innovación. La primera no siempre tiene que llevarnos a la segunda, y al contrario. Es posible innovar sin digitalizar (aunque en la mayoría de las ocasiones ambos términos van de la mano) y es por ello que, aunque hayamos respondido al primer envite de la pandemia digitalizando nuestros negocios, la realidad es que lo que ahora tenemos que hacer es innovar, renovar nuestros modelos de negocio. Con o sin digitalización.

Durante el OBA Week que celebramos en abril (una de nuestras primeras iniciativas para impulsar nuestra recuperación) tuvimos el placer de Contar con Claudia de la Riva, CEO de Nannify y nos contó de primera mano como fueron capaces de reinventarse, valiéndose de la digitalización, pero modificando por completo la lógica de su modelo de negocio. Fueron tan ágiles que ni si quiera pasaron por la etapa de resiliencia.

En Kelea, hace un tiempo que venimos reflexionando. Sabemos que actualmente nuestro modelo de negocio es sostenible pero, dada la incertidumbre y la volatilidad a la que nos enfrentamos necesitamos reinventarnos constantemente. La reinvención se ha convertido en cultura y se ha adentrado en el ADN de la empresa. No concebimos sobrevivir a medio plazo sino estamos constantemente reinventándonos. Las empresas seguiremos navegando en esa incertidumbre que se cierne sobre nosotros como una niebla espesa, esperando dar en la tecla que nos permita garantizar nuestra supervivencia a este extraño suceso. Necesitamos generar nuevas opciones, muchas, ya que la calidad vendrá directamente relacionada con la cantidad de opciones que seamos capaces de generar.

¿Cuáles son las claves para innovar durante la crisis?

Sensibilizar

Las consecuencias de esta crisis serán devastadoras si no somos capaces de reinventar nuestro propósito de cara a la sociedad y al mercado, pero más devastadoras serán si no somos capaces de sensibilizar de la necesidad de cambio dentro de la organización. Antes de activar mecanismos y herramientas para innovar será necesario entender lo que está sucediendo en nuestro entorno, en el sector, las consecuencias de no actuar y aprender de las tendencias y de lo que están haciendo otros. ¿Cómo vamos a innovar si no sabemos por qué y para qué lo hacemos?

Adoptar

Cuando la organización tiene claro el por qué necesita cambiar o generar cambios significativos sobre su modelo de negocio, sus productos o servicios, entonces necesitará herramientas y frameworks que soporten ese cambio. En Kelea acostumbramos a modelar frameworks que se adaptan a las necesidades de la organización, permitiendo que innoven de manera sistémica, orgánica y ágil. Es aquí donde tenemos la oportunidad de innovar en la manera de innovar. Nuevos modelos, flexibles y ágiles, permitirán a nuestra organización explorar nuevas opciones, nuevos productos y servicios, manteniendo así la tensión necesaria en un entorno tan cambiante. En otros posts os hemos hablado de como herramientas como el Design Sprint o Design Thinking o marcos de trabajo como Intraemprendimiento pueden ser parte del impulso que necesita la empresa para innovar. Pero recuerda que no es solo cuestión de aplicar metodología sino de activar aquellas herramientas que se ajustan a nuestros objetivos y estrategia.

Priorizar

Para mantenernos en el mercado y reducir el riesgo a ser expulsados por una ola de disrupción, es necesario poseer un portfolio de innovación balanceado. Esto nos permitirá repartir los esfuerzos entre la innovación en nuestro negocio core, la adyacente y la transformacional (donde realmente nos reinventamos). De esta manera reduciremos el riesgo y permitiremos explorar nuevas alternativas a la vez que afianzamos nuestro modelo de negocio actual.

 

Apalancarse en el ecosistema

No entendemos la innovación sin la palabra ecosistema. Debemos generar ecosistemas de innovación que nos permitan hacer acciones conjuntas. PYMEs, grandes organizaciones y startups pueden ser grandes aliados para resolver retos complejos que afectan a todo el ecosistema. Hay cierta relación entre la capacidad de innovar y la cantidad de gente que coopera para ello. Cooperar, que no es lo mismo que colaborar, es cuando aun teniendo objetivos diferentes trabajamos de manera conjunta para mejorar la eficiencia. Incluso se comienza a hablar de coopetencia, que vendría a ser cooperar en ciertas cosas porque hay un interés mutuo. Esto da para otro post.

Antifragilidad

El concepto de antifrágil se lo escuché por primera vez a un exjefe, quien lo utilizaba para referirse a una de las propiedades del equipo. Nassim N. Taleb nos dice en su libro «Las cosas que se benefician del desorden», en el que habla sobre el concepto, que la incertidumbre no tiene porque ser negativa, sino que tiene que servir como palanca para ser mejores. En las organizaciones de hoy en día debemos de aprender a utilizar el caos, lo imprevisible y el estrés en nuestro propio beneficio, desarrollando hábitos, sistemas y prácticas que no solo puedan convivir en entornos VUCA sino que mejoren en base a la volatilidad, incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

 

Lo que podemos afirmar es que la innovación requiere de método y disciplina, necesitamos tener claro cual es nuestra meta y nuestro propósito. Tener claro cual es nuestro objetivo con la innovación, nos permitirá reducir la tasa de fracaso y por lo tanto el riesgo. Mucho se dice que fallar es bueno, pero, si reducimos esa tasa, mejor, ¿no? Falla rápido, falla barato pero si es posible falla lo menos posible.

 

Si te interesan los contenidos como este y la implantación de este tipo de modelos en tu empresa, puedes consultar más contenidos de nuestro blog o ponerte en contacto con nosotros en kelea@kelea.es.

Kelea es consultora diferente, expertos en aportar valor a las empresas descubriéndoles nuevas formas de trabajar y ayudándoles a diseñar y construir productos, servicios y negocios de éxito, que den respuesta a su mercado.

Comments are closed.

Política de cookies     Política de privacidad
Kelea European Center SL


    ¿Quieres estar al día de nuestras novedades y eventos?